Crítica de ‘Thor: Love and thunder’ (2022). En el Olimpo marvelita

El dios del trueno entra en el Olimpo marvelita. Y no, no lo digo porque en su última aventura en solitario Thor visite a Zeus. Que podría. La frase de marras va más bien porque gracias a ‘Thor: Love and thunder’ el personaje interpretado por Chris Hemsworth, aparecido por primera vez en los comics en 1962, se convierte en el primer superhéroe del MCU en tener un cuarto largometraje en solitario. Y no solo ya pinta que nadie le va a alcanzar, próxima y no tan próximamente, sino que incluso podría avistarse un quinto film en el horizonte. Quedando patente que, guste más o guste menos, Taika Waititi ha llegado para quedarse. Y aunque ‘Thor: Ragnarok’ (2017) sea la que se lleve la fama, que no quepa duda que ‘Thor: Love and thunder’ es la que carda la lana.

Los problemas crecen en New Asgard

Algunos años han pasado ya del díptico ‘Vengadores: Infinity War’ (2018) y ‘Vengadores: Endgame’ (2019) de los hermanos Russo, último emplazamiento en el que vislumbramos a Thor. Tras aquellos acontecimientos nuestro intrépido dios del trueno decidió unirse a los Guardianes de la Galaxia. Su objetivo: correrse alguna que otra juerga espacial a gastos pagados. Y ahí es precisamente donde nos encontramos de primeras al personaje en ‘Thor: Love and thunder’, batallando por planetas olvidados junto al variopinto grupo de héroes galácticos.

Pero algo en su interior parece indicarle que esa no es la vida que busca, que en esas alocadas aventuras no parece encontrar ese motivo por el que vivir que tanto necesita. Es entonces cuando una llamada de alerta de Sif, su antigua compañera de batallas, le pone sobre aviso de que el pueblo de Asgard, afincado ahora en la Tierra bajo el nombre de New Asgard tras el genocidio sufrido en ‘Thor: Ragnarok’, necesita su ayuda.

Gorr, apodado por la zona como el carnicero de dioses, se ha propuesto acabar con todas las deidades del universo. Tras liquidar a algunos de ellos, este deposita el filo de su espada en Asgard, próximo emplazamiento en el que tiene pensado llevar a cabo sus fechorías. Dado lo cual Thor decide volver a su patria, regentada ahora por Valkiria, para encontrar, no solo ya al tal Gorr, sino también a un misterioso sujeto que le ha suplantado la personalidad hasta el punto de ser capaz incluso de manejar su, en anteriores episodios destrozado, Mjolnir.

¿Será capaz Thor de afrontar todos estos problemas, o echará de menos esa vida libre y sin preocupaciones que llevaba junto a los Guardianes de la Galaxia?…

La cuestión que revolotea sobre ‘Thor: Love and thunder’

Así comienza ‘Thor: Love and thunder’, cuarta aventura en solitario del dios nórdico y primera, ahora ya sí que sí, con el neozelandés Taika Waititi a los mandos de la nave por entero. El ya mencionado Chris Hemsworth, Christian Bale, Natalie Portman en su regreso a la saga nueve años después de su última aparición, Tessa Thompson y Russell Crowe lideran frente a la pantalla, entre otros, un reparto que, al igual que ya sucediese en su predecesora, rema por completo a favor de obra.

Y más allá de analizar en profundidad la propia ‘Thor: Love and thunder’, cosa que probablemente más adelante haga de forma somera, la vigesimonovena película del MCU me plantea un interrogante bastante importante, y al que creo no se le está dando la importancia que merece. Misteriosamente veo a la gente más intrigada en dilucidar por qué, en plena fase cuatro, no vislumbramos aún al teórico villano que hará palidecer a nuestros héroes preferidos allá a finales de la presumible fase seis, y mucho menos ya su arco dramático. Pero a mi juicio hay otra cuestión más insidiosa que revolotea por mi mente: ¿Para qué sirven las series Marvel?

¿Para qué sirven las series Marvel?

El pasado 14 de julio de 2021 finalizaba la primera temporada de ´Loki´. Seis capítulos que dieron como resultante la que considero la peor serie lanzada hasta ahora por Kevin Feige y compañía. Pero no estamos aquí para esclarecer si era buen o mal producto, eso lo dejaré para otro día. Lo verdaderamente escalofriante es comprobar, pasmado, cómo los acontecimientos narrados en la serie creada por Michael Waldron han tenido tanta relevancia e influencia en ‘Thor: Love and thunder’ como lo tendría el pie de atleta en un simposio de odontología. Cero. Patatero.

Si resulta que dicha serie, encabezada por ese hermano del dios del trueno al que Thor considera muerto, es, a la postre, insignificante para el film, y veremos si para la saga de la que sale su protagonista, ¿dónde rayos van a tener relevancia dichos acontecimientos?, ¿en la secuela de ‘Black Panther’ (Ryan Coogler, 2018)?

Con tan extraña decisión dejan patente que el universo televisivo del MCU es una línea de trazo paralelo al puramente cinematográfico, rayas por ello nunca destinadas a cruzarse. Lo que sucede en la televisión, se queda en la televisión. Clara confirmación para todo aquel escéptico del mundo series, grupo en el que siempre me he hallado, de que no merece la pena perder el tiempo viendo productos que, gusten más o gusten menos, e incluso funcionen más o funcionen menos, no sirven para absolutamente nada más allá de rellenar horas y horas de vacuo contenido. Hay que fomentar el consumo de una plataforma de streaming que pretende desbancar a la competencia, y tanto Marvel como Star Wars se han convertido en simples ganchos.

La excepción que confirma la regla

‘Bruja Escarlata y Visión’, influenciando mucho en la soberbia ‘Doctor Strange en el multiverso de la locura’ (Sam Raimi, 2022), parece erigirse como la excepción que confirma la regla. Un premio de consolación quizás por ser la serie que lo inauguró todo.

Se comenta además que la reciente ‘Ms. Marvel’, o más bien su protagonista, aparecerá en ‘The Marvels’, la secuela de ‘Capitana Marvel’ (Anna Boden & Ryan Fleck, 2019) que prepara Nia DaCosta para 2023. Pero es que mi queja se centra casi por exclusivo en las series lanzadas durante 2021, todas esas que incluían a personajes ya de sobras conocidos. Su teórico objetivo era completar los arcos dramáticos de dichos caracteres, los cuales durante las películas no habían podido ser desarrollados por falta de tiempo. Pero ‘Loki’, única además de aquellas que se ha ganado segunda temporada, no sirvió para eso. A no ser que consideren descubrir la bisexualidad del personaje un dato relevante. Y tampoco ha servido para cimentar su saga madre. Así que, ¿Cuál ha sido su función?

Waititi elevado a la máxima potencia

Lo ya anticipado por Taika Waititi en ‘Thor: Ragnarok’ es elevado a la máxima potencia en ‘Thor: Love and thunder’. Así que tanto defectos como virtudes de aquella son elevados también aquí por consiguiente.

El Thor del neozelandés abraza la broma y el cachondeo, y el que no viera tamaña decisión con buenos ojos en 2017, tampoco lo verá en 2022. Es más fácil que cambie de posición una duna en el desierto antes que la mentalidad de un terco. Yo disfruté de aquel film, y he vuelto a hacerlo con este.

El tono cómico generalizado vuelve a perjudicarle al villano de la función, por ejemplo. Un estupendo Christian Bale. Eso que ya le pasara en su momento a Cate Blanchett. Pero es que en verdad es bastante complejo encajar villanos tan solemnes en los chillones tonos de productos como ‘Thor: Love and thunder’, por lo que es un daño colateral ya asumido. La vuelta de Natalie Portman está muy bien, una presencia muy poderosa que le resta importancia a una Tessa Thompson que estaba llamada, creo yo, a ser mucho más de lo que acaba siendo aquí.

A nivel personajes lo que menos me ha convencido es el cameo de lujo. Aquí los Guardianes de la Galaxia quedan como mero gancho para atraer más público, cosa que en Ragnarok no le pasaba a Hulk. Ese golpe me ha dolido. Entiendo que esta no era su peli, pero poner ese cebo para luego no pescar nada me parece un estropicio.

Visualmente lo único que voy a reseñar es cómo ‘Thor: Love and thunder’ se aproxima, en algún que otro segmento, a la infravalorada ‘Dioses de Egipto’ (Alex Proyas, 2016). 

Nuestra valoración:

Nota Rock and Films

Tráiler de ‘Thor: Love and thunder’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.