No hables con extraños

Crítica de ‘No hables con extraños’ (2019). El poder de la información

El desembarco del escritor Harlan Coben en la gran pantalla tiene como ilustre precedente la exitosa adaptación de su novela más vendida hasta la fecha, ‘No se lo digas a nadie’. Dirigida por Guillaume Canet en 2006, y magníficamente protagonizada por el poliédrico François Cluzet, desnudaba los secretos más recónditos de una familia, componiendo un thriller tenso, de vigorosa estructura. ‘No hables con extraños’, miniserie de ocho capítulos producida por Netflix, supone su cuarta incursión en el mundo de la televisión.

Secretos confesados por una desconocida

No hables con extraños

Las obras de Coben atesoran características recurrentes, una sucesión de lugares comunes donde el pasado de los protagonistas, desatada la trama, mana a borbotones. Un desparrame que sienta las bases a giros de guion desiguales, buscando no dejar indiferente. Sin un punto de partida particularmente atractivo, la dosificación de la información de manera rácana, con varias subtramas corriendo en paralelo, dan forma a la narración de ‘No hables con extraños’. Es el socorrido recurso para enganchar a la audiencia. En la forma de compactar estos ingredientes, radica en buena medida la calidad del producto. Se abordan asuntos como la privacidad o la ausencia de ella a partir de esa nebulosa llamada internet y la extorsión como elemento lucrativo, mostrando el poder de la información para zarandear y poner a la gente en un brete. Sin embargo, llegado el momento de desentrañar los enredos, se impone un desenlace rocambolesco, donde no me creo nada. Una suerte de piezas encajadas a mayor gloria del culebrón ochentero.

Adam Price (Richard Armitage) es un padre de familia feliz. Abogado de profesión, su cómoda existencia se verá trastocada por una conversación, mientras disfruta de eso tan típicamente inglés de una cerveza tras un partido de fútbol. Una completa desconocida le dará información muy comprometedora sobre su esposa. ”Ya sabes que es una mentirosa”, le reprocha. Frase que va a martillear sin descanso al protagonista. 

La dirección de actores ayuda poco

No hables con extraños

‘No hables con extraños’ queda penalizada por una dirección de actores plana. Añádase que Richard Armitage no anda sobrado de recursos interpretativos, al tiempo que su papel demandaba un abanico más amplio de registros. Se configura una puesta en escena pétrea, que ayuda poco al dinamismo de la historia. Siendo un producto mediocre, tengo la impresión que pronto acabará olvidada en el colosal catálogo de Netflix.

Para echar el rato.

Tráiler de ‘No hables con extraños’

5 Respuestas a “Crítica de ‘No hables con extraños’ (2019). El poder de la información”

  1. Difiero de tu impresión. Varias personas vimos los 8 capítulos del tirón, y todos coincidimos ¡EXCELENTE! Una trama con mucho suspenso, original y los actores actúan muy bien. Han cumplido a cabalidad, lo que el papel les exige.

  2. Difiero de tu impresión. Varias personas vimos los 8 capítulos del tirón, y todos coincidimos ¡EXCELENTE! Una trama con mucho suspenso, original y los actores actúan muy bien. Ham cumplido a cabalidad, lo que el papel les exige.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.