Crítica de «Jaulas» (2018). Bajos fondos

Nicolás Pacheco es un joven director y guionista español que presentó en la última Seminci de Valladolid su primer largometraje con el título de, «Jaulas», que resume con acierto las intenciones de su autor hacia lo que contemplaremos a continuación.

Crónica de bajos fondos

Una adolescente malvive en un poblado chabolista en compañía de su madre, un tío deficiente y un padrastro que les proporciona toda suerte de menosprecios, dónde cualquier maltrato y humillación encuentra su acomodo. Es curiosa la utilización del retrasado en apuestas clandestinas para dilucidar quién es capaz de reproducir mejor el cantar o piar de diferentes aves, y el temor de este a perder en tal singular desafío.

Un dinero inesperado, caído a lomos de un sistema que no llegan a comprender del todo, es el detonante para que madre e hija emprendan la huida, con el ánimo de tocar una libertad sojuzgada en manos de un siniestro personaje.

En su deambular, van a parar a la casa de una tía a la que hace décadas que no ven, y tocados por el infortunio que caracteriza a quienes parecen predestinados a no poder tocar la tranquilidad que conlleva el sentimiento de felicidad, lo pensado en transitorio se convierte en perenne, en la única vía de escape hacia ninguna parte.

Muy acertado reparto actoral

Los actores lucen un trabajo encomiable, transmitiendo la sensación de no ser profesionales. Recuerdan algunos a las mejores actuaciones del cine quinqui de  finales de los setenta y principios de los años ochenta.

Hacia el final de la cinta, tengo la impresión que Pacheco no ha sabido poner la guinda a la película, su final me parece un tanto impostado, quedándome el sabor agridulce del que contempla una buena y aseada faena, saliendo el matador sin premio por haber fallado con el estoque.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.