Sobre sordos, imagen promocional

Crítica de ‘Sobre Sordos’ (2019). Sueños jazzísticos en rock sostenido

Proyecto eclécticamente ambicioso, tanto desde el prisma de la composición musical como desde el punto de vista de los textos,  ‘Sobre Sordos’ es un pequeño milagro de la música independiente que, a priori, no se parecerá a nada a lo que hayamos escuchado anteriormente y que, sin embargo, como aquellas melodías que nos invaden momentáneamente la cabeza, desconociendo su procedencia pero reconociendo que su latencia es universal, nos acaba atrapando gracias a su genuino poder de amalgamar y transformar ese extrañamiento en musicalidades que parecen que han estado con nosotros desde que el ruido se hizo nota musical o desde que lo analógico se hizo digital.

Imagen de los músicos de Sobre sordos
El trío artífice del proyecto ‘Sobre Sordos’: Giustino De Michele, Ignacio Plaza Ponce y Damien Serban. Foto: Ben Torres

La innovadora ensoñación de la música

¿Se imaginan a The Beatles, Pink Floyd, Radiohead, Franco Battiato, Tom Waits y Scott Walker encerrados en un estudio? ¿Y si Thelonious Monk, Charles Mingus y Chick Corea se pasaran a tomarse algo con ellos y de paso darles algunos consejillos? ¿Qué saldría de ahí?

Quizá ‘Sobre Sordos’ sea el sueño de ese encuentro; un sueño que solo se puede dar en la mente de un músico, quizá sin que éste lo sepa. Y es que en este fascinante e imaginativo álbum la tendencia a experimentar dentro de unas coordenadas de influencias muy diversas se puede interpretar de muchas maneras diferentes. Como en aquellos libros con finales ambiguos, cada cual escuchará y soñará un álbum distinto. Ya se nos avisa con las primeras líneas de su primer tema, “Cécité (Regard à Quatre Ingredients. Amusement)”“Duerme/sueña dulcemente/yo aprieto los dientes/sin respiración”. Y sin respiración nos dejan algunos de los cortes incluidos en este doble álbum, transportándonos a lugares que aún no hemos visitado pero que en cierta manera reconocemos.

Orígenes y destinos de un universo propio

‘Sobre Sordos’ nace de la estrecha e íntima amistad y colaboración artística entre el músico Ignacio Plaza Ponce y el cantante y filósofo Giustino De Michele, ambos residentes en París, ciudad donde se grabó y se hicieron las mezclas finales.

Plaza Ponce nos ofrece todo un arsenal de inquietantes y envolventes recursos armónicos y melódicos que van cosiendo un tejido de sorpresivas emociones musicales sobre el cual se estampan, a modo de cantos, susurros, gritos o lamentos las voces que dan textura vocal a las letras. Plaza Ponce y De Michele, bien en solitario bien en tándem, se alternan tanto en la interpretación vocal como en la escritura de los textos; música, voces y letras cuya plasticidad y mensaje están íntimamente reflejadas en el trabajo de diseño gráfico y elementos visuales aportados por Damien Serban, dotando al proyecto de un halo conceptual, metafórico y misterioso que evoca irremediablemente otros álbumes dobles como el ‘White Álbum’ de The Beatles o el ‘The Wall’ de Pink Floyd. 

El disco —cuyo título hace referencia al “Informe sobre ciegos”, capítulo de la novela  ‘Sobre héroes y tumbas’ de Ernesto Sábato – es una gesta musical posmoderna, multicultural y multilingüe (italiano, español, francés e inglés) que se adentra en caminos de difícil exploración, por donde muy pocos músicos y letristas se han atrevido a transitar, pero que decididamente logra embaucarnos como una cálida brisa nocturna y zarandearnos como un tornado que viene de tiempos y lugares pasados, presentes y futuros. 

Escondido en el vórtice de esta real y maravillosa audacia musical se encuentra el jazz y su improvisada huida, o ida y vuelta, hacia el rock, el rock sinfónico, el pop menos pop, hacia los estruendos modernistas de un folk muy sui géneris, la poesía de las partituras neoclásicas y modernistas de las bandas sonoras más atrevidas. Porque ‘Sobre Sordos’, es sin duda un relato donde la música se convierte en imagen, la palabra se transfigura en melodía, ritmo y percusión, y la imagen en todo lo demás.

Como ocurre con el armazón musical, las letras tienen como rasgo primordial la variedad y la heterodoxia de registros, texturas y lecturas. En ellas encontramos la poesía y el lenguaje urbanos que se hacen eco del presente preocupado por la incertidumbre del futuro, mensajes de alerta que se convierten en mensajes de paz, la maravillosa verbosidad del diálogo del cómic, la inmediatez de las palabras perdidas en los inabarcables y laberínticos túneles de la tecnología digital, la introspección y la denuncia social, el recurso a la memoria y los recuerdos para pasar página, pasar canción. Todo ello tamizado por el surrealismo y la tendencia a la escritura automática e improvisada propia del estilo del scat singing; la imagen poética y sugestiva por encima del significado ordenado, la insignia del sueño y la ensoñación como principio o fin de todo. Idas y venidas por un universo propio, único y amablemente desconcertante. 

Giustino De Michele e Ignacio Plaza Ponce en el estudio de grabación. Foto: Damien Serban

‘Sobre sordos’ – Belleza y peripecias de un álbum híbrido

Una pléyade de músicos colaboradores dotan a cada uno de los veintiséis cortes incluidos en el álbum de una libertad asombrosa para que el ensamblaje de combinaciones y variaciones de sonidos acústicos, analógicos y digitales aparezcan y reaparezcan en el instante preciso, se escapen y vuelvan al redil de la estructura armónica, escalen y desciendan por una línea de percusión creada por la acción y el ataque ejercida sobre los instrumentos, por la dicción de las voces, por el estilo del scat singing, por los sonidos de las palabras.

Y es que ‘Sobre Sordos’ podría definirse como un álbum de rock sin batería ni baterista; o mejor dicho, donde la naturaleza percutiva de los instrumentos y la voz sustituyen a la batería. Temas como “Quid – Hay sombras en la pared” o “Sentirsi Solo” llevan este estilo a su máxima expresión, llevándonos por un lado, secuestrándonos por el camino y lanzándonos a otro punto que no es el de partida. Donde la modulación en escalas circulares del piano y la mezcla de voces y coros es simplemente espectacular. Lo mismo ocurre con la inquietante “Butta li scarpi nel camino” o con la desenfrenada y casi humorística “Il dono de la sintesi”, canción que no solo transforma la enigmática frase del título en el único verso de la letra, sino también en el elemento sobre el que parece que se construye la música y el ritmo.

La diversidad de instrumentos elegidos cuidadosamente para cada tema (pianos Rhodes, órganos Hammond, bajos eléctricos, guitarras clásicas, acústicas y eléctricas, cuerdas, vientos madera y metal), la elegancia de las voces superpuestas, las pausas, las inesperadas fugas y codas, nos devuelven un álbum híbrido de delicada producción y vivaz fuerza expresiva.

“Doux Braquage” es una deliciosa cadena de frases cortas sutilmente acompañadas de una base de notas hechizantes de Rhodes y Korg Mono-poly, y apuntillada por las peripecias del saxo tenor de Hugues Mayot, el clarinete bajo de Matteo Pastorino y la flauta travesera de Joce Mienniel. “Viens/avance”, se lee en uno de sus versos. Eso es, venir, avanzar, estar de ida y vuelta constantemente, dejando constancia del paso de la voz y los instrumentos. La fragilidad y la magia de las notas de “Deaf Anthology” dibujan una melodía que vuela hacia el mundo onírico del Musical, una especie de balada de cabaret lejano, donde la voz de la cantante Elsa Birgé, una voz caída del la sensualidad del cielo de otras músicas, planea dulcemente alrededor del piano de Plaza Ponce y la voz De Michele.

El ilusionismo del café-chantant toma relevancia en temas como “Tropas nevadas que llegan al fronte o en “Piove”, esta última con reminiscencias al rock valsado de Tom Waits, fundido con lamentos de coros y arreglos de cuerdas que nos transportan a cierto folk balcánico. La peripecia musical y letrista del cabaret, la fuerza y la energía del rock, y la contundencia del scat singing se reafirman en temas como “Dans la Ouate”, en la elegiaca y casi épica “In nave saliva Totò”, con evocaciones de voces búlgaras y resonancias sardas, o en “All’Uscita del bar”, aquí reavivando las dimensiones del folk balcánico más enloquecido. “Fugue” es una atmosférica pieza que transforma el piano, el chelo y el clarinete en elementos de suspense y misterio; un microcosmos de posibilidades instrumentales y vocales que acompañan en la huida a una letra oscura de imágenes tremebundas. La melancólica “Caja de zapatos” se convierte en una oda al tiempo, al amor, y a las músicas, imágenes y vidas provenientes del pasado, un tema cuya danzarina y juguetona introducción se abre como se destapa una caja de zapatos con objetos que nos definen emocionalmente, dando paso a susurrantes y hechizantes estructuras musicales que suben por los  muros de los recuerdos y la memoria.

El álbum se cierra con la ternura del círculo, volviendo al principio como punto y final, o como punto y aparte, con “Cécité (Regard à Quatre Ingredients. Tendresse)”. Pero antes de esta despedida, nos encontramos con “Trouble in the world”, un pequeño placer oculto que de manera desenfrenada y amable nos pone ante el espejo de nuestros tiempos modernos de tragedias globales y sorderas cotidianas donde, como ocurre muchas veces en la historia de la música, sorprendentemente la aparente sencillez se transforma en una atrayente, pegadiza y memorable melodía universal que continuará su camino por nuestras cabezas, quizá por nuestros sueños, a modo de interiorizado silbido.

De Michele, Plaza Ponce y Serban. Foto: Ben Torres

Contrapunto y rebelión. Eso es ‘Sobre sordos’

En definitiva, ‘Sobre Sordos’ es un proyecto que se revela como una especie de contrapunto respetuoso y rebelión incipiente del presente del rock independiente, y que de manera ágil y poética es capaz de hibridar diferentes tradiciones y estilos, y cristalizarlos en algo propio, único. Innovador y clásico al mismo tiempo, pero ante todo llamativo y conmovedor, ‘Sobre Sordos’ consigue escapar de las garras de los lugares comunes y las etiquetas inmediatas. Un proyecto hecho con la creatividad de los amantes valientes que no defraudan en lo más importante: hacernos sentir y vibrar con la música. Aunque en los tiempos que corren muchos estemos sordos.

‘Sobre Sordos’ (2019) – una producción Biombos.

Disponible en Web Oficial Sobre Sordos , en  Bandcamp y en plataformas de venta de música online.

Nuestra valoración

Nota Rock and Films

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *