Crítica Green Book

Doble crítica de ‘Green Book’ (2018). ¿Da para Oscar o no?

Crítica de ‘Green Book’ (2018). Peter Farrelly se reinserciona

“Green Book”, es el trabajo con el que Peter Farrelly se reinserciona entre la flor y la nata del Hollywood más trascendente, tras toda una vida dedicado a la comedia gamberra con su hermano Bobby. Aunque una reinserción no deja de ser volver a una corriente ya existente y predominante. Dicho de otra forma, es dejar de ser diferente. Con “Green Book” Peter Farrelly deja de ser diferente para pasar a ser uno de tantos. ¡Bendita reinserción, oye! Esa reinserción le ha dado incluso, al bueno de Peter, para pujar con fuerza, más de la debida quizás, en la temporada de premios yankee.

La obra también podría definirse como el enésimo caso de película que te gana más por su fondo que por su forma. Y llámenme atrevido si quieren, pero temo no será el último, vistos los tiempos que corren de corrección y reivindicación.

Green Book

Viaje a la América profunda

Principio de la década de los sesenta. Un pianista negro de clase alta, al menos moral y espiritualmente, inicia una gira por la América más profunda, y racista. En el tour le acompañará Tony, un chofer de maneras asilvestradas. Tan inesperado viaje juntará a dos personajes completamente opuestos unidos por el destino y obligados a aprender uno del otro para superar prejuicios y reveses.
A partir de esa premisa, basada en hechos reales, Peter Farrelly desarrolla una interesante y sencilla feel good road movie, de esas de buenos propósitos y tal. Pero a mi juicio ahí se queda el producto, lo siento. Como podrán comprobar no soy muy fiel de esa religión de las feel good movies.

En “Green Book” todo resulta tan previsible como agradecido. La homofobia, el racismo y, si me apuran, el elitismo mal entendido, se unen cuan Navy Seals con un único objetivo, llegar al corazoncito del espectador. Peter Farrelly es consciente que alguno de esos tres factores logrará su objetivo, si no los tres. El mío lo han merodeado durante dos horas sobándolo con premeditación y alevosía. Más incluso de lo que suelo permitir. Pero ninguno ha logrado su objetivo, mi corazón ha resistido. Y es que, a decir verdad, la cinta no es lo que se dice un portento ni de intensidad ni de emoción. Todo es tan liviano que me resulta sorprendente que una cosa así haya conseguido llegar tan lejos. Pero lo ha hecho.

Green Book

Tanto monta, monta tanto…

Uno de los principales baluartes de “Green Book”, y para mÍ el verdaderamente efectivo y de mención, es la relación entre sus dos protagonistas. Interpretación de los dos actores mediante, por supuesto. Ante eso yo si hinco la rodilla. Ese negro con alma de blanco y ese blanco con alma de negro te ganan, una relación que se adentra de lleno en la buddy movie sin complejos. El trabajo de Viggo Mortensen y Mahershala Ali es verderamente de mención, con unas actuaciones tremendamente naturales y convincentes.

A decir verdad es lo que más brilla en la película, ya que todo lo demás es correcto sin más. Guión, banda sonora, realización, diseño de producción, fotografía… Nada reluce. “Green Book” se sustenta únicamente en sus dos protagonistas. Aunque actoralmente a la cinta solo le falta Bobby Cannavale de secundario italoamericano.
Green Book

En definitiva

“Green Book” es como un perrete abandonado en un callejón oscuro. Imagino que me entienden. Yo siempre he afeado el vivir solo de la forma, y por supuesto haré lo mismo con un film que vive solo del fondo.

Por no decir que les recomiendo enfrentarse al film con el estómago lleno. Si van con el buche vacío corren el riesgo de tener que salir a los veinte minutos a por provisiones, fruto de un Viggo Mortensen de buen estómago que no para de jalar.

Crítica de Isaac Paskual

Crítica de ‘Green Book’ (2018). El viaje de tu vida

‘Green book’ es la película dirigida por Peter Farrelly, e interpretada por Viggo Mortensen y Mahershala Ali, donde un rudo hombre italo-americano llamado Tony Lip (Viggo Mortensen), es contratado por el virtuoso pianista afroamericano Dr. Don Shirley (Mahershala Ali) para recorrer el sur de los Estados Unidos en una gira de conciertos. Por el camino, seguirán la ruta del llamado “Libro verde”, un cuaderno-guía que indica los establecimientos donde los afroamericanos son bienvenidos. En un viaje que marcará sus vidas, ambos encontrarán obstáculos por el camino, pero también una bonita amistad surgida del odio, el racismo y la discriminación.

‘Green Book’

Cuando hablamos de los Hermanos Farrelly nos trasladamos a aquella época donde nos brindaron varias de las películas que abrieron paso al género de las “nuevas comedias”, tales como la gran ‘Algo pasa con Mary’, ‘Vaya par de idiotas’ o ‘Dos tontos muy tontos’, obras que llevaron a la cima las carreras de los hermanos Peter y Bobby, con su particular humor lleno de genitales, caídas y semen en el pelo. Una fórmula que puede parecer típica, pero que funcionó.

Ahora, y sin la compañía de su hermano Bobby, Peter Farrelly nos trae una comedia-drama sobre el viaje basado en hechos reales que Tony y Don Shirley realizaron por el sur americano en la década de los 60.

‘Green book’, así llamado, es la guía que sirvió de referencia a los afroamericanos de la época para saber dónde eran aceptados, y es el eje principal del film.

A pesar de las comparaciones que se le ha hecho con ‘Intocable’ (llamándola incluso como una hipotética segunda parte) o ‘Paseando a Miss Daisy’, hay que decir a su favor que la película va más allá. Puede ser que conozcas la historia, te sabes el final de sobra, pero te dejas llevar.

Todo el viaje va más allá de todas esas comparaciones para embarcarse en un camino interior tanto de los protagonistas como de los propios espectadores para adentrarnos en la oscuridad del racismo más profundo, claramente referente a un temor que sigue, aunque menos, arraigado en la era actual. El film, hecho con un tono amable y sencillo (gracias también al trabajo increíble de Sean Porter en la fotografía) transporta las emociones y la soledad de un músico lleno de privilegios, en un mundo donde no terminan de aceptarle. Todo el recorrido del film está rebosante de tópicos y clichés del género cinematográfico más habitual, pero también de una sinceridad que te agarra. Logra aguantar el duro camino de lo común y se alza como un film sentimental y reivindicativo que transporta (además de literal en la cinta) las emociones de aquellos que tienen, aunque sea, un mínimo de corazón.

También hay que tener en cuenta el increíble duelo actoral (las nominaciones a los grandes premios no son por casualidad), de sus dos actores protagonistas, contrarios el uno del otro, pero con una bondad intrínseca arraigada en cada personaje. A lo largo del trayecto se observa una evolución, tanto sentimental como de pensamiento, que logran plasmar de la mejor manera posible en unos papeles más difíciles de lo que parecen.

Todo ello conforma una de las películas del año. Sencilla, emotiva y sincera, está hecha para dejarse llevar en un viaje que, posiblemente, te transporte a los miedos, el odio y la rabia de una sociedad que, a lo mejor, no ha cambiado tanto como parece en la actualidad.

Crítica de Sergio Vera

Tráiler de ‘Green Book’

 

Una respuesta a “Doble crítica de ‘Green Book’ (2018). ¿Da para Oscar o no?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.