Skin

Crítica de ‘Skin’ (2018). El espejo del alma

El hilo conductor de ‘Skin’, película dirigida por el israelí Guy Nattiv, aborda lugares comunes dentro del subgénero. Desde la caracterización del protagonista, exhibiendo los rasgos identificativos del movimiento neonazi, pasando por sus actitudes racistas, que encuentran en una acentuada violencia su razón distintiva, para desembocar en el arrepentimiento brindado por la redención. Todo suena a dejá vu.

Irremediablemente viene a la memoria el recuerdo de ‘American History X’, con la que ‘Skin’ comparte estructura. El choque anímico que provocaba Edward Norton, con lograda fisonomía al servicio del horror y el espanto, no encuentra rival en la actuación de Jamie Bell. Su disfrute viene por otro lado.

La América ultramontana

Skin

Nattiv acierta a la hora de identificar dos elementos sustantivos de la ideología ultra. El concepto de manada. De grupo unido por ideas simples pero de gran eficacia, que esconden la necesidad de pertenencia. Una orfandad identitaria que, llevada a último término, es suplida por la radicalidad.

La manipulación de la que son objeto estas peligrosas, a la vez que frágiles personalidades, encuentra símil en el personaje al que da vida Bell. Perteneciente a una familia desestructurada, de niño fue acogido por un matrimonio. Esos que mueven los hilos tras los kamikazes de primera línea.

En el último tramo, la cinta pierde interés

Skin

La chispa que enciende su conversión, radica en el trato humano. El que le proporciona una mujer, no precisamente agraciada en lo físico y madre soltera de tres criaturas. Con ella comienza a replantearse su lugar. Llegada la hora del clímax, ‘Skin’ pierde fuelle. El proceso, no exento de miserias, por el que atraviesa quien desea abandonar la secta, es mostrado con más pena que gloria.

Amenazas, tiroteos, presiones de todo tipo y sinsabores varios, confluyen en una parte final en la que el guión da muestras de agotamiento. Como si la historia se le hiciera larga en exceso. Me sugiere más el aspecto humano de la narración, que la propia culminación de la trama. En cualquier caso, ‘Skin‘, basada en hechos reales, acentúa y refuerza la impresión de que las cicatrices corporales suturan mejor que las interiores.

Tráiler de ‘Skin’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.