Los informes sobre Sarah y Saleem

Crítica de ‘Los informes sobre Sarah y Saleem’ (2018). Deseos prohibidos

El director Muayad Alayan presenta en la notable ‘Los informes sobre Sarah y Saleem’, la relación adúltera entre Saleem, que trabaja como repartidor y Sarah que regenta una cafetería. Van a dar rienda suelta a sus instintos más primitivos de noche, al término de su jornada laboral, en la parte trasera de la furgoneta con la que Saleem realiza sus entregas. Encuentran algo de morbo en esta relación clandestina, marcada por fugaces pero intensos encuentros sexuales.

La historia muestra lo disfuncional del lugar

Lo singular de este relato vital surge de las respectivas condiciones de sus protagonistas. Palestino él, israelí ella, que además esta casada con un coronel del ejército. Lo que no deja de ser un mero devaneo, una infedelidad más, adquiere tintes dramáticos cuando tras un incidente de la pareja en Belén, la inteligencia Palestina primero, y la israelí después, van a focalizar su atención en este desafortunado árabe.

Los informes sobre Sarah y Saleem

A partir de estas relaciones humanas, cotidianas, ancestrales, viejas como la civilización misma, Alayan tiene el talento para diseccionar las anomalías que aquejan a un lugar, marcado por el interminable conflicto entre árabes e israelíes. La acción se sitúa en Tierra Santa. Jerusalén es el escenario de este drama con evidentes intenciones reivindicativas. El este de la ciudad árabe, el oeste mayormente israelí. Colindantes, cercanos en lo físico y a la vez tan alejados en todo lo demás.

Los pecados de la ocupación, la necesidad del trapicheo para subsistir, la obligación de burlar un muro que separa poblaciones haciendo imposible la vida de tanta gente, son mostrados con cirugía poco invasiva pero de gran eficacia. Hablan los sentimientos, las reacciones de los personajes, en una puesta en escena carente de maniqueísmos.

Un país en permanente conflicto

Israel vive en permanente estado de alerta. Su seguridad es el principal objetivo. Comprensible si vemos un mapa y observamos como está el vecindario. Sin embargo, la paranoia aqueja a aquella sociedad. Su innegable éxito, riñe con lo interino de un estado de cosas amoral. Y encuentra retrato en el marido de Sarah, militar de carrera, que va a contemplar la infidelidad de su esposa desde parámetros diferentes a los del corazón.

Los informes sobre Sarah y Saleem

 

En ‘Los informes sobre Sarah y Saleem’, su creador toma partido. No da puntada sin hilo en su desarrollo. Expone su visión de las cosas. Él mismo procede de una familia que tomó el camino del exilio tras la guerra de 1948. No es neutral. Conste que nunca he creído en la objetividad. Me sabe a utópico ese vano deseo de la imparcialidad.

Agradezco a su autor que la exposición de motivos aluda a la sutileza. Que el trazo grueso no impida atisbar los matices. Un palestino de nacimiento, sacando adelante una película de semejantes características, sigue constituyendo un rara avis. Y el escenario atesora un aura legendaria. Tanta disputa e historia sobre una geografía esquelética. Palestina es muy pequeña.

‘Los informes sobre Sarah y Saleem’ se estrena en España, el próximo 13 de septiembre. No se la pierdan.

Tráiler de ‘Los informes sobre Sarah y Saleem’

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.