Alles ist gut 

Crítica de ‘Alles ist gut’ (2018) Laberinto interior

Alles ist gut‘ (‘All Good’) es una película alemana que desde el mes de mayo está disponible para su visionado en Netflix. Las agresiones sexuales hacia las mujeres, constituyen un asunto de la máxima actualidad. Los medios de comunicación han hecho visible un asunto que en demasiadas ocasiones ha permanecido oculto. Asunto tabú sobre el que pasar de puntillas ante lo espinoso de sus ramificaciones.

Alles ist gut 

El frío silencio como respuesta a una violación

Una debutante, Eva Trobisch, se acerca al drama padecido por una mujer, cuando tras una noche de copas es violada en su casa. Su asaltante, que no pilla aquello del no es no, abandona el lugar tras su desahogo, en una patética mezcla de arrepentimiento y vergüenza. ‘Alles ist gut‘ explora los vacíos que se ciernen sobre la víctima, que adopta el silencio como respuesta al agravio padecido. Esta mujer logra transmitirme, tras una fachada de dureza germana, las costuras rotas en su interior.

La protagonista, interpretada por una maravillosa, Aenne Schwarz, llena la pantalla con un rostro impenetrable. Más, conforme avanza la historia y tiene que verse a diario con su verdugo, a la sazón compañero de trabajo, te preguntas qué diablos pasa por la cabeza de una persona en su situación. Y esperas en cualquier momento que se venga abajo, el instante en que se haga explícito su derrumbe frente al drama vivido.

Alles ist gut 

La autora no prejuzga a la víctima

En la película ‘La hija del general’, de Simon West, la víctima sufrirá los rigores del silencio por imposición ajena. La de un padre con intereses enfrentados a los de hacer justicia. En ‘Alles ist gut‘ el mutismo es autoimpuesto. Y aunque en ambos casos las dos mujeres andan destrozadas por dentro, Trobisch maneja los sentimientos de su personaje con la agudeza necesaria para no juzgar su decisión, por controvertida y discutible que resulte. No toma partido. Deja al espectador sacar sus propias conclusiones. En ese sentido la cinta es como el corcho, no se moja.

Quedo conmovido por los rigores del padecimiento. Me parece una propuesta que nos invita a una  reflexión útil y necesaria. Un film que te hace pensar.

Tráiler de ‘Alles ist gut

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.