Freud

Crítica de ‘Freud’ (2020). Parapsicología de saldo

Sigmund Freud vivió desde los tres años en Viena. Sólo abandonó la ciudad en 1938, tras la anexión de Austria por parte del régimen nazi. Su doble condición de judío y fundador de la escuela psicoanalítica ponían su vida en serio peligro. La capital imperial es el escenario en que se desarrolla la ficción ‘Freud’, miniserie de ocho capítulos producida por Netflix.

Finales del siglo XIX, Freud (Robert Finster) es un joven médico en los albores de unas investigaciones controvertidas, que le asegurarían un lugar en la historia del pensamiento humano. Casi sin querer, se verá atrapado en una espinosa conspiración. Un inspector de policía (Georg Friedrich) y una medium (Ella Rumpf) serán sus compañeros de viaje.

La serie despliega una estética reiterativa y hueca, para dar forma a un thriller psicológico con apuntes de terror. Una mezcolanza de géneros nacida a partir de la anarquía en que se desenvuelve un guion confuso e incoherente. La dirige Marvin Kren, que transforma los movimientos de cámara en tics nerviosos conforme algunos personajes van entrando en trance, y sus cuerpos se retuercen al ritmo de espasmos.

Un Sigmund Freud irreconocible

Imagen de la miniserie Freud

Kren inunda la narración de ‘Freud’ con muchos conceptos trabajados por el mito que da nombre a la serie: el poder sugestivo de la hipnosis, el papel de los sueños en el subconsciente, la histeria, la doble personalidad. Y se recrea en ello. El problema surge al no conseguir que forma y fondo confluyan en un hilo argumental verosímil. La atmósfera densa y plomiza que luce, da la puntilla a una historia en la que no faltan maquinaciones de palacio. Tensiones nacionalistas en el seno del Imperio Austrohúngaro sirven como coartada histórica a un mero desvarío.

El reparto se une a la fiesta. Robert Finster da vida a un Freud impertérrito e inexpresivo. Da igual que esté hipnotizando que fornicando; enfrentándose a su casero o a un loco de atar; hablando con un colega de profesión o con un policía. No me dice nada. Y eso que su personaje va puesto de cocaína hasta arriba. Mención aparte merece el papel de villanos que juegan la pareja de condes húngaros. Cada vez que los recuerdo me irrito. La televisión es así.

Tráiler de ‘Freud’

12 Respuestas a “Crítica de ‘Freud’ (2020). Parapsicología de saldo”

  1. De acuerdo. Al Psicoanálisis, históricamente, le ha costado mucho posicionarse como una aproximación científica válida y basada en la evidencia, por el hecho de estar subsimida en la corriente epistemológica hermenéutica-interpretativa. Ahora con esta serie las personas van a creer que el Psicoanálisis está muy relacionado con la pseudociencia del ocultismo y el misticismo. Gracias a estos “creativos” la representación social del Psicoanálisis se prostituirá más de lo que ya está.

    1. Hola Juan Alberto.
      En nuestro caso no se trata de hacer una reflexión acerca de las bondades o no de la hipnosis y otras técnicas empleadas por Freud. Se valora su acercamiento al mundo de las series desde varios prismas: técnico, artístico, cultural y científico. No podemos inmiscuirnos en una discusión académica sobre el tema en particular, que quedarían para otro ámbito. Igualmente, entendemos la consternación que está levantando en los círculos cercanos al psicoanálisis, porque, como intentamos expresar en la crítica, el Freud retratado es irreconocible.
      Un saludo y gracias por comentar!

  2. A mí me encantó, si bien es cierto la serie hace hincapié en la hipnosis pero a su vez refleja muchas otras patologías que para muchos podría no contrastar con la realidad pero la psicopatología es así… no contrasta con la realidad del común. Considero que lo del espiritismo y ocultismo ha sido una buena idea porque de alguna forma es una manera de hacer ver a la gente lo profundo do que es el inconsciente, además de poco racional… me encanta! Por otro lado, refleja el inicio de Freud, de sus hipótesis y teorías, y es así toda teoría parte de un ensayo y error. Sugiero que en lugar de tener expectativas sobre la serie traten de entender antes el psicoanálisis, la psicopatología, lo simbólico y figurativo, además de historia…

  3. Pues a mi me parece una serie muy chula y entretenida, ya q últimamente no hay nada interesante en las plataformas digitales ahora si se trata de ponernos exquisitos que si tal q si cual al final el ficcion , osea para entretener al publico de manejar lo mejor posible la historia,no creo q lo este viendo expertos hipnóticos ni son porcentajes elevadisimos,si quiero una información sobre ello no me veo una serie

    1. No es que nos pongamos exquisitos XD, simplemente intentamos analizar el contenido de la serie desde sus diferentes vertientes, siendo la verosimilitud uno de ellos. A partir de ahí cada uno pone el foco en aquello que le parece más atractivo. Es decir, no dudamos de su capacidad de entretener, pero la verosimilitud en productos que retratan la vida de personas reales debe ser un factor muy importante a tener en cuenta. Un saludo!

  4. Esta serie es una auténtica ofensa para la hipnosis y los hipnoterapeutas, pues está alimentando mitos erróneos sobre la hipnosis que nos está costando mucho combatir, como es la pérdida de voluntad, o asociarla al ocultismo y al miedo. Menuda decepción para los seguidores de Freud, pues esta serie en lugar de ser fiel a su historia, se inventa una trama sensacionalista, sangrienta, de magia negra y crímenes que nada tiene que ver con lo que se esperaba de ella. De verdad espero que la vea poca gente porque es un despropósito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.