Madame Curie

Crítica de ‘Madame Curie’ (2019). Científicos de otros tiempos

El biopic sobre la figura de Marie Curie (Rosamund Pike) que compone la directora francesa de origen iraní Marjane Satrapi en ‘Madame Curie’, tiene al empoderamiento femenino como núcleo central de la historia. Huele a saldo de cuentas personal. No en vano la autora vivió junto a su familia, en carne propia, la represión islámica consiguiente a la Revolución Iraní del Ayatolá Jomeini que derrocó al Sha de Persia.

Quizá por ello, del retrato efectuado de la célebre científica se acentúa su obstinación por alejarse de lo socialmente aceptable para la época, en una búsqueda constante de la independencia personal. Como si la perfecta simbiosis que fraguó junto a su esposo Pierre Curie (Sam Riley) fuera una anomalía, una desviación dentro de una sociedad abiertamente patriarcal, donde el rol de la mujer, y no digamos si se dedica a la ciencia, queda reducido a mero objeto decorativo.

Rosamund Pike brilla con luz propia

Madame Curie

Satrapi aborda la relación íntima de los descubridores del fenómeno radioactivo con sensibilidad melodramática. Al narrar su colaboración investigadora, atisbo vestigios apasionantes del científico pleno, total. Aquél capaz de fundir teoría y práctica, de trasladar a experimentos y tubos de ensayo lo esbozado en un papel con ininteligibles fórmulas matemáticas. De ensuciarse las manos con mineral de uranio para desentrañar los secretos últimos de la materia.

En otros apartados ‘Madame Curie’ pierde fuerza. Peca de didactismo al mostrar las consecuencias derivadas de su trabajo, introduciéndolas de manera extemporánea. Además quiere abarcar demasiados aspectos de su frenética vida, lo que deriva en un ritmo un tanto desigual, alternando partes vibrantes con otras anodinas.

La puesta en escena está impregnada de tonalidades muy oscuras. Parece que lo único reluciente sean los vivos colores emitidos por el metal de radio que logró sintetizar, cuando éste emite las partículas radioactivas inherentes a su desintegración. Eso y la espléndida interpretación de esa actriz maravillosa llamada Rosamund Pike.

Nuestra valoración

Nota Rock and Films

Tráiler de ‘Madame Curie’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *