Crítica de ‘Historias lamentables’ (2020). Próximamente en cines

El pasado 19 de noviembre y bajo un quimérico “próximamente en cines”, Amazon Prime Video estrenó en su plataforma de streaming ‘Historias lamentables’. El esperadísimo nuevo trabajo de Javier Fesser, a modo de antología tragicómica de tintes kafkianos, tras el alley-oop ‘Campeones’ (2018). Un Fesser erigido ya, no solo como uno de los tipos más personales de nuestro cine, sino como uno de esos selectos cineastas que casi siempre logra aunar crítica y público en un mismo camarote.

No sabrás si reír o llorar

‘Historias lamentables’ nos presenta cuatro relatos enmarcados en la comedia más negra. Bastante al estilo de reseñables obras recientes como ‘Relatos salvajes’ (Damián Szifrón, 2014) o ‘La balada de Buster Scruggs’ (Joel & Ethan Coen, 2018).

En El hombre de la playa nos topamos con Bermejo. Un maniático del orden y la ley que va a presenciar, horrorizado y sin poder hacer nada para evitarlo, cómo, ese planeado día que lleva todo el año esperando y que se repite cíclicamente en su vida, se va a ir al traste de la manera más tonta posible. Por otro lado, en El cumpleaños de Ayoub, tenemos a Ayoub. Un inmigrante que, fortuitamente, va a abrir la puerta de su destartalado coche y de su vida, a la mujer más inaguantable.

Pero ahí no acaba el asunto. En Rayito nos topamos con Ramón, un tipo que lleva toda la vida intentando ganarse el respeto y la simpatía de su padre, un próspero empresario en aras de jubilarse. Este, a su vez, intenta por todos los medios encontrar una mínima señal que le haga ver a su hijo como el digno heredero de su imperio. Pero ambas rectas parecen abocadas a no cruzarse nunca. Por su parte en La excusa Alipio y sus vicios, están llevando a la ruina el negocio familiar de calzado que tanto costó levantar. Su única tabla de salvación parece ser una misteriosa empresa llamada La Excusa S.A.

Mediante esos cuatro puntos cardinales aparentemente inofensivos y sin conexión alguna desata Javier Fesser el más delirante de los viajes a lo profundo del surrealismo humano. Éste entremezcla lo desesperadamente mezquino y lo fervientemente entrañable de manera harto astuta, provocando que se difuminen y que el espectador no sepa si reír o llorar.

Todo ello en una estupenda y muy particular antología, aunque algo irregular fruto de lo dilatada que acaba resultando.

Los problemas crecen

Uno de los problemas que siempre acucian a las películas compuestas por varios relatos, a modo de segmentos, es la desigualdad entre los mismos. Un defecto que las convierte en inestables montañas rusas; y del que ‘Historias lamentables’, por desgracia, no se libra.

Y si a ello le sumamos además la fetichista inclinación por lo desmesurado que tiene Javier Fesser, entonces ya el problema se eleva al cuadrado.

De las cuatro historias que el cineasta nos presenta aquí, hay una que claramente sobresale muy por encima de las demás. Hablo por supuesto de la titulada El hombre de la playa.

El bueno de Bermejo, que no entiendo cómo no se ha convertido ya en icono de la cultura popular, es poseído por un espíritu de similar índole al que ya poseyera en su momento a Ricardo Darín y su Bombita de ‘Relatos salvajes’. Y es que ésta es además la historia que más y mejor condensa ese espíritu dolorosamente divertido y placenteramente triste de la obra. Es tan sublime de hecho ese relato que nada ni nadie logra equipararse. Si acaso El cumpleaños de Ayoub.

El problema adquiere mayor dimensión cuando tu mejor y más certera bala la lanzas al principio. Con esa discutible decisión Javier fesser logra que ‘Historias lamentables’ vaya claramente de más a menos.

Los problemas se reproducen

A todo lo anterior hay que sumarle una duración demasiado extensa para las pocas historias que se la reparten. Más de dos horas de metraje para apenas tres segmentos, no cuento el primero porque, a efectos prácticos, solo actúa a modo de breve prólogo; es muy excesivo.

Por seguir con la comparación que he iniciado antes, en ‘Relatos salvajes’ Damián Szifrón también usaba dos horas de metraje, pero repartía en el tapete un total de cinco historias. Para ser justo no he contado la del prólogo. A Javier Fesser le pesa una desmedida y poco meditada ambición y acaba teniendo que recurrir a estirar las historias. Se recrea mucho y no a todas les sienta bien. Y a medida que se va desarrollando el film va extenuando al espectador.

Javier Fesser es uno de los pocos cineastas españoles que está afiliado a los metrajes de, mínimo, ciento veinte minutos. Y muchas veces esas duraciones tan excesivas le pasan factura.

Los problemas se jubilan

‘Historias lamentables’ acumula un total de tres nominaciones tanto a los Goya como a los Feroz.

En los de la academia destacan los de guion original y el de actor revelación para el debutante Matías Janick. Echo mucho de menos ahí a Chani Martín. Javier Fesser siempre confía en actores desconocidos y estos nunca le fallan. La nominación a mejores efectos especiales completaría la lista.

Por su parte la prensa ha incluido ‘Historias lamentables’ en la terna final de película de comedia, guion y tráiler.

Nuestra valoración

Nota Rock and Films

Tráiler de ‘Historias lamentables’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *