Patria

Crítica de ‘Patria’ (2020) En las entrañas del monstruo

La miniserie ‘Patria’, producción original de HBO, comienza con una anciana (Elena Irureta) hablándole a su marido, asesinado por ETA décadas atrás. Quizá sea la terapia que necesita para salvar la soledad o no volverse loca. Estamos en 2011 y la banda terrorista acaba de anunciar ”el cese definitivo de su actividad armada”, grotesco eufemismo con el que esconder 50 años de asesinatos, secuestros y extorsiones. Esta mujer vuelve al pueblo donde su cónyuge perdió la vida. Busca respuestas, saber por qué y, ante todo, identificar al que apretó el gatillo que le voló la cabeza a su esposo. No hay vendetta en su comportamiento, ni afán revanchista.

El tiempo ha laminado y terminado por aplacar esos comprensibles sentimientos. Intenta dar sentido a lo ininteligible ahora que sus días se agotan. Lejos de esas acusaciones de equidistancia de las que era acusada ‘Patria’, en buena medida por una promoción cuando menos errática, en la misma veo un trato muy humano hacia las víctimas del terrorismo. Un elenco en estado de gracia nos transmiten sufrimiento, desamparo, incomprensión y ante todo tristeza. Una melancolía rampante recorre la puesta en escena para matizar, mediante un ambiente plúmbeo, la anormalidad del lugar.

Todos los actores andan magníficos

Patria HBO imagen del capítulo 1

‘Patria’ propone una narración que abarca 30 años. Fija su mirada en dos familias, y en particular en sendas mujeres. Amigas, vecinas, separadas por la violencia. Una perdió a su marido, empresario asesinado al no pagar el ”impuesto revolucionario”. La otra (Ane Gabaraín) tiene a su hijo en la cárcel, y debe hacer largos viajes para visitarlo debido a la política de dispersión. Aitor Gabilondo, creador de la serie y Félix Viscarret que dirige los dos primeros episodios, saben trasladar con miradas y administrados silencios, el calvario de tantos ante la barbarie etarra. Esas relaciones de vecindad, en entornos rurales y pequeños, muestran una sociedad enferma, cuyos valores morales se han derrumbado al calor de la intimidación, la kale borroka, las pistolas y las bombas.

Produce un nudo en la garganta el abandono de las víctimas. Cómo llegado cierto punto su presencia es demasiado incómoda. Un recuerdo ingrato, una molestia en épocas donde hay que pasar página. Desde el cura, la tendera y varios vecinos; en conversaciones, chascarrillos y alguna que otra homilía hacen explícito el engorro de verle la cara a la viuda. El personaje que interpreta Ane Gabaraín se dirige a la que antaño era su amiga con un ”ya están aquí esos”. Como si las formas impersonales borraran de un plumazo ese pasado que se pretende olvidar y blanquear. Con la dosis exacta de intensidad dramática (nunca cae en el exceso), la serie nos sumerge en las entrañas de la bestia en un ejercicio de toma de conciencia tan justo como necesario.

Excepcional. 

Nuestra valoración

Nota Rock and Films

Tráiler de ‘Patria’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.