‘Fast & Furious’: Carrera a diez vueltas de la peor a la mejor entrega

Quién le iba a decir a Ken Li —el tipo de la derecha— que un artículo suyo sobre el tuneador y piloto Rafael Estévez —el tipo de la izquierda—, publicado en 1998 en la revista Vibe, sería el caldo de cultivo perfecto para ‘Fast & Furious’, una de las sagas cinematográficas más icónicas de la actualidad.

Pues sí, amigos. Aunque cuando ‘The fast and the furious (A todo gas)’ apenas era un embrión en la imaginación de Rob Cohen y Gary Scott Thompson, ninguno de ellos siquiera podría presagiar que Dominic Toretto y su familia, casi dos décadas después, contarían con una decena de largometrajes a sus espaldas y un fervor popular que ni Lewis Hamilton y Valentino Rossi juntos.

La familia Toretto crece

El pasado 2 de julio, y con más de un año de retraso fruto de la dichosa pandemia, aparcó en nuestras carteleras ‘Fast & Furious 9’. Nueva entrega de la saga con el retorno, entre otros, de ese peso pesado de la franquicia llamado Justin Lin. Trabajo a modo de anticipo de ese doble capítulo final, pero final ahora sí que sí, que supondrán las entregas décima y undécima para Dominic Toretto, Letty Ortiz y compañía.

Por ello desde Rock and Films hemos decidido llenar el depósito a tope, agarrar el volante con el pulgar rozando peligrosamente el botón de «Nitro», y pisar el acelerador a fondo para repasar la saga ‘Fast & Furious’ de cabo a rabo. Nuestro objetivo: una carrera a diez vueltas de la peor a la mejor entrega. O mejor dicho, de la menos a la más buena, para ser más justos.

PUESTO Nº 10

‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’ (2003)

El vagón de cola de la motorizada saga de la Universal lo ocupa ‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’, la secuela que firmaría John Singleton un par de años después de la cinta original. Una continuación en la que, aunque su título aventure una multiplicación, en verdad nos encontramos de bruces con una vulgar división.

Dominic Toretto, el patriarca, decidió bajarse del bólido en ‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’. Un Vin Diesel ya por aquel entonces con cierta tendencia a la preponderancia, actitud que ha ido confirmando a lo largo de su filmografía mediante eclécticas decisiones, dejó claro a los productores que no le veía futuro a la saga. Así que estos, que ya habían previsto la situación teniendo en la guantera dos guiones, uno con y otro sin Dom, se pusieron manos a la obra con el segundo. Ese en el que todo el protagonismo recaía sobre los hombros de Brian O’Conner: el héroe de la función.

La puñalada de Vin Diesel hirió de gravedad a ‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’, aunque a la postre la punzada mortal la produjo otro hecho: calcar al milímetro la trama de su predecesora. Eso condena definitivamente a una reiterativa secuela que, penetrando en los terrenos de la buddy movie, solamente será recordada por un detalle: presentar al Roman Pearce de Tyrese Gibson y al Tej Parker de Chris “Ludacris” Bridges. Dos, a día de hoy, imprescindibles de la familia Toretto.

También lució palmito por aquí una Eva Mendes que, escena poscréditos aparte en ‘Fast & Furious 5’, nunca ha vuelto a la saga. Cosa que el devoto siempre ha deseado.

PUESTO Nº 9

‘Fast & Furious: Aún más rápido’ (2009)

Si uno de los grandes defectos de ‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’ fue la reiteración argumental, a ‘Fast & Furious: Aún más rápido’, cuarta entrega de la saga, le sucede tres cuartos de lo mismo. Una nueva infiltración en una mafia local se les pone por delante a nuestro tándem protagonista. Solo que esta vez cambiando Miami por la frontera USA-México. Así que, sintiéndolo mucho por sus no pocos elementos estimulantes para el fan, otro episodio que habita el vagón de cola.

‘Fast & Furious: Aún más rápido’, esa entrega en la que Justin Lin aunaría la vieja escuela de la saga, la del tuning callejero, con la savia nueva que estaba por llegar, la del circo espectáculo, tiene una bala en la recamara muy especial: juntar al reparto original tras dos películas alejados. Paul Walker, Vin Diesel, Jordana Brewster y Michelle Rodriguez juntos y revueltos nuevamente. Aunque la reunión tuvo letra pequeña: el trágico, aunque luego no tanto, destino de la última.

Otros momentos clave de esta cuarta entrega, en la que debutaría el personaje de Gal Gadot, fue presenciar el retorno de Dominic Toretto a los Estados Unidos, o la largamente esperada eclosión de la parejita compuesta por Brian y Mia. Pero lo dicho, una trama manoseada hasta el exceso echa por tierra la buena fe del conjunto, desembocando en una de esas entregas de ‘Fast & Furious’ que no genera ni frío ni calor.

PUESTO Nº 8

‘Fast & Furious: Hobbs & Shaw’ (2019)

El spin-off que desató las iras del mismísimo Vin Diesel es una gozada tan entretenida como absurda que, aun no llegando nunca al nivel de lo mejor de la saga ‘Fast & Furious’, funciona como un tiro.

En su estreno ya le dedicamos una review propia a la película, así que tampoco nos enrollaremos mucho con ‘Fast & Furious: Hobbs & Shaw’ ahora. Echadle un ojo.

PUESTO Nº 7

‘A todo gas (Tokyo race)’ (2006)

Si en ‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’ perdimos a Dom, en ‘A todo gas (Tokyo race)’ perdimos a Brian. Efectivamente, del Real Madrid de los galácticos pasamos al Burgos de segunda B. Pero, y he aquí la sorpresa, el film sale más a flote de lo esperado.

Para empezar, ya no hay infiltraciones. La película es casi una historia de redención sencilla y directa con reminiscencias paternofiliales. Para continuar, ‘A todo gas (Tokyo race)’ es la obra que puso en sintonía al tándem Chris Morgan & Justin Lin, dos mesías dentro de la franquicia. Por esto último, y con ellos dos al mando a partir de entonces, la cinta ha ido labrándose un buen y sólido hueco tanto en la saga como en el corazón del devoto, dentro de sus posibilidades.

Este tercer episodio, a modo de secuela de esas directas a videoclub, funciona muy bien aun con su simpleza y su aroma a serie B. Actoralmente solo tenemos el estímulo del debut de Sung Kang, otro indispensable de la familia Toretto. Pero lo dicho, la entrega que marcaría el final de la etapa tuning ha ido encontrando su hueco poco a poco.

PUESTO Nº 6

‘Fast & Furious 8’ (2017)

No sé si en algún momento hemos mencionado la estatua en bronce que merece en la plaza del pueblo el bueno de Chris Morgan, guionista de buena parte de la saga ‘Fast & Furious’. De la mejor parte, probablemente. Bueno, pues si no lo hemos hecho aprovechamos ‘Fast & Furious 8’, aka ‘The fate of the furious’ para hacerlo. Cinta con la que, además, encaramos la parte noble de la tabla.

Este octavo capítulo posee uno de los plot twist más locos y estimulantes de la franquicia. Tramposillo quizás, pero gustoso. Dominic Toretto dando la espalda a su familia y convertido en aparente mano armada de Charlize Theron, la villana de la función. Una archienemiga con futuro, por cierto. Todo hace indicar que el spin-off femenino que se prepara lucirá el rostro de la actriz sudafricana como cabeza de cartel.

Cierto es que a los mandos de ‘Fast & Furious 8’ se situó un tuercebotas sin personalidad como F. Gary Gray que acaba siendo el mayor punto negro de un trabajo, por lo demás, respetable.

PUESTO Nº 5

‘Fast & Furious 6’ (2013)

‘Fast & Furious 6’, la película que supondría un punto y aparte para el realizador Justin Lin dentro de la saga, merece zona noble aunque durante buena parte de ella se conduzca por la izquierda.

Además de ser ‘Fast & Furious 6’ la obra en la que se confirmó, no solo ya que a Dominic Toretto las leyes de la gravedad le importan un rábano sino que, además, demostró que podía volar, esta sexta y londinense entrega supuso el retorno triunfal y amnésico de Michelle Rodriguez. Su tira y afloja con Gina Carano en el metro es apoteósico. Y es que, a nivel de set-pieces de acción, este sexto film es pata negra.

El film, tan espectacular o más que la aún no mencionada ‘Fast & Furious 5’; línea ascendente que, a día de hoy, aún no ha decrecido; también sirvió como despedida para uno de los miembros más queridos de la familia Toretto. Aunque, tal y como se han ido desarrollando las cosas, aquí nada parece definitivo. ¿Alguien firma por el retorno de Gal Gadot a la saga, látigo de Wonder Woman incluido?…

PUESTO Nº 4

‘Fast & Furious 9’ (2021)

Lo más nuevo de la saga ‘Fast & Furious’ no entra en el podio de honor pero, al igual que las dos últimas cintas que hemos citado, merece un buen diploma olímpico. Pero si es que incluso la sala, llena hasta los topes como hacía mucho que no veían mis ojos, explotó en enérgicos aplausos al finalizar la proyección. Por si pensabais que lo más apoteósico iba a ser ver a la familia Toretto surcar el espacio en un Pontiac Fiero, —que toma ya fanservice, por cierto— pues no.

‘Fast & Furious 9’, aka ‘F9’, se hizo de rogar pero, al final, la espera mereció la pena. La película en la que Justin Lin vuelve a ponerse al volante de la saga, y la primera desde ‘2 Fast 2 Furious (A todo gas 2)’ que prescinde de Chris Morgan en labores de guionista, es el disfrute previsto.

Por si no había suficiente con un giro cogido con pinzas a nivel argumental, el retorno de Sung Kang, ‘Fast & Furious 9’ decide liarse la manta a la cabeza para incluir en la ecuación automovilística a un hermano de Dominic Toretto, inédito hasta ahora, llamado Jakob y con el rostro de John Cena. Y aunque a priori todo era escepticismo y sorna con estos vericuetos, al final el fan se ha comido dichas veredas con patatas y tan a gusto.

Sí, antes he mencionado algo de un viaje espacial. En fin. Era un lugar al que, más tarde o más pronto, los Toretto habían de llegar. Una ‘Fast & Furious 9’ que también se atreve a penetrar sin pudor en el mundo onírico, con un Vin Diesel recomponiendo las piezas de su puzzle de juventud a base de flashbacks.

La cibertecnología con vocación destructiva y los villanos con ansias de dominación global siguen formando parte esencial del lote, como en las últimas entregas. No pienso negar que el guion, obra de Daniel Casey y el propio Justin Lin, recurre a demasiadas referencias pop y a ciertos lugares comunes que ya nos sabemos. Pero bueno, hay mega imanes, campos de minas, embestidas a satélites en plena órbita, coches a lo Indiana Jones con látigo improvisado, un tercer acto para quedarse con la boca abierta, varios retornos gustosos además del ya mencionado de Han… 

En fin, ‘Fast & Furious 9’ lo es todo hasta que, muy posiblemente, sea superada por la diez y así sucesivamente hasta el infinito y más allá.

Tráiler de ‘Fast & Furious 9’

PUESTO Nº 3

‘The fast and the furious (A todo gas)’ (2001)

‘The fast and the furious (A todo gas)’, puesta de largo de la saga ‘Fast & Furious’, tiene que ser, sí o sí, top-3 de la franquicia. Y eso a pesar de los estilismos que gasta en ella, por ejemplo, Michelle Rodriguez. De absoluta vergüenza ajena a día de hoy, las cosas como son. En ese aspecto la película de Rob Cohen ha envejecido fatal. Aunque en realidad no es culpa de la propia cinta, sino más bien de la subcultura del tuning. Esa tendencia por el exceso, no solo ya en los automóviles, no podía acabar bien.

Sorprende comprobar en pleno año 2021, y creyéndonos como nos creemos descubridores del fuego, como todos los elementos por los que ahora se ensalza la saga ‘Fast & Furious’ ya habitaban en aquella lejana obra de inicios de siglo. En clave videoclub y a la baja, eso sí; pero ahí estaban.

‘The fast and the furious (A todo gas)’ recogía de manera muy fidedigna toda la subcultura del tuning; un mundillo que, entrega a entrega, ha ido desapareciendo. Ello hace que el corazón del devoto de los alerones y las llantas estridentes resida en las primeras entregas de la saga, con ‘The fast and the furious (A todo gas)’ a la cabeza.

Dominic Toretto es ya un mito, qué duda cabe. El personaje más importante de Vin Diesel. Y ‘The fast and the furious (A todo gas)’ fue la película que nos lo presentó. Si ese no es motivo más que suficiente para amar el film, es que se han equivocado de universo cinematográfico.

PUESTO Nº 2

‘Fast & Furious 7’ (2015)

‘Fast & Furios 7’, aka ‘Furious 7’ en homenaje a ‘Los siete samuráis’ (1954) de Kurosawa, es un pepinazo ya desde los créditos iniciales. Uno además que, por diversos motivos, siempre tendrá hueco especial en el corazón del devoto, ocupando por ello escalón privilegiado en esta lista.

Sí. El factor emocional derivado de la triste perdida de Paul Walker es un inesperado as bajo la manga. Pero es que la cosa no acaba ahí.

La familia Toretto metida hasta las trancas en un hipervitaminado survival, cortesía de un James Wan muy a la altura del difícil reto que se le puso por delante, o Jason Statham de malo malísimo en pos de venganza, son otros dos factores que incrementan el valor en bolsa de este séptimo episodio.

Si en ‘Fast & Furious 6’ descubrimos que Dom podía volar, ‘Fast & Furios 7’ es la obra que nos descubre que los coches también pueden hacerlo. El segmento de Abu Dhabi es sencillamente orgásmico. En contra del film sí he de admitir que, a nivel argumental, tiene más agujeros que un queso Gruyère. En particular lo del Ojo de Dios es un cachondeo. Está únicamente para estirar la historia y se nota. Pero en fin, si la esencia de la franquicia es el absurdo, pues que viva el absurdo con todas sus consecuencias.

PUESTO Nº 1

‘Fast & Furious 5’ (2011)

‘Fast & Furious 5’, aka ‘Fast five’, es la entrega perfecta de la saga. Es tu primer beso, tu primera cita con ese amor de toda la vida, tu primer concierto, tu primera vez enfrente de un volante. Es la película que confirmaría el salto de fe hacia lo que es hoy ‘Fast & Furious’.

Este quinto film de la franquicia es un thriller de robos a lo bestia con unos Toretto prófugos entre la espada y la pared. La espada: un mafioso brasileño. La pared: un implacable Dwayne Johnsson. Tipo que pasaría a ser indispensable en la saga hasta que Vin Diesel comprobó, por las malas, que no podía haber dos gallos en un mismo gallinero.

La esencia tuning callejero quedó definitivamente apilada en el desván, salvo para el guiño puntual. Mientras nuestro equipo pasa a cotizar en ligas más altas con un tercer acto, caja fuerte incluida, imborrable. ‘Fast & Furious 5’ también fue la primera cinta de la saga en incluir cuota española. Vale que era para interpretar a una brasileña. pero la inclusión de Elsa Pataky en la familia Toretto cuenta igual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *