Kajillionaire

Crítica de ‘Kajillionaire’ (2020) Extraños maleantes

Cuando vi en el cine ‘El árbol de la vida’ de Terence Malick, un espectador que se encontraba una fila por debajo de la mía espetó a los diez minutos de metraje: ”¡Pero esto qué es!”. Otros, y no fueron pocos, no terminaron el visionado de la película y salieron de la sala antes de concluir la misma. Es el resultado esperable de un tipo de expresiones artísticas tan personales que dejan escaso margen para la equidistancia. Dividen a la platea entre acérrimos seguidores y furibundos críticos. Mi impresión es que algo parecido puede acontecer con el último trabajo de la norteamericana Miranda July de título ‘Kajillionaire’.

Una fábula acerca de la soledad, el transcurrir del tiempo, las relaciones familiares, la ocultación de la orientación sexual y de otras emociones vitales en un mundo despiadado que penaliza las actitudes dubitativas, arrollando a los débiles de carácter. July presenta a un matrimonio con una hija veinteañera (Evan Rachel Wood)  que malvive a base de pequeños hurtos y estafas. Unos engaños con los que conseguir unos cuántos dólares que alivien su penosa situación. Cuando en la vida de este singular trío se cruce el personaje que encarna Gina Rodríguez, esta familia experimentará, y en especial la hija, todo un cambio de paradigma.

Narración densa y plomiza

Kajillionaire

‘Kajillionaire’ es una obra extraña, donde los protagonistas hacen gala de comportamientos estrambóticos, a la vez que un humor seco se apodera de la narración. Su directora recurre en fondo y forma a elementos distintivos de su filmografía. Tomaron lustre en su ópera prima ‘Tú, yo y todos los demás’, con la que se alzó con la Cámara de Oro en el Festival de Cannes 2005. Crea una estética deliberadamente fea, recurriendo a un hilo argumental que roza lo ininteligible.

Añádase una cadencia grisácea, que se hace pesada como una losa. Por ello, llegado el desenlace, que quizá sea lo más sustancioso de la cinta, ando cansado y me importa relativamente poco el ejercicio de liberación que acometen estas dos jóvenes. Pese al loable trabajo de Rachel Wood y Gina Rodríguez, ambas espléndidas, la indiferencia ante lo contemplado se impone a lo demás.

Nuestra valoración

Nota Rock and Films

Tráiler de ‘Kajillionaire’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.